Por lo general, en la cadena de frío se utilizan vehículos comerciales, es decir, vehículos de carga ligera, generalmente con puertas traseras con bisagras.

Estos tipos de vehículos causan problemas importantes cuando se deben conectar a la plataforma de carga, ya que no permiten un acoplamiento correcto. La rampa de carga estándar es demasiado pesada y demasiado ancha para su capacidad (los vehículos comerciales normalmente tienen un piso muy bajo, entre 60 y 80 cm desde el suelo, mientras que la altura estándar de los muelles de carga es de 1.1–1.2 m, y por lo tanto demasiado alta para una conexión con estos pisos bajos).

Normalmente se produce una PÉRDIDA DE CALOR significativa entre la abertura del muelle y los vehículos comerciales y, por lo tanto, dentro de lo posible es necesario realizar un diseño correcto de todo el muelle de carga para limitar la pérdida de calor generada por un sistema de acoplamiento del vehículos incorrecto.

En la primera foto hay varios vehículos comerciales acoplados a un muelle de carga estándar. Nótese la puerta trasera abierta en 180 grados, que puede abrirse más hasta que toque la pared del furgón.

Es claramente imposible cargar racionalmente el vehículo desde muelles de carga estándar con rampas a una altura estándar de alrededor de 1100-1200 mm. Para la carga funcional de estos vehículos el muelle de carga debe ser especializado.

CAMPISA aconseja dedicar una serie de muelles de carga a los vehículos comerciales, creando un muelle con una altura de alrededor de 60-70 cm (el sistema más sencillo es elevar un área del patio).

¿Cómo se debe construir un muelle de carga para vehículos comerciales?

El muelle de carga debe estar diseñado para detener los vehículos comerciales lo suficientemente lejos del muelle para poder:

  • Detener el vehículo y apagar el motor rápidamente, sin muchas maniobras. Para hacer esto, se pueden usar los indicadores en el suelo (ver foto) si el voladizo trasero es siempre el mismo, o un semáforo verde/rojo accionado por una célula fotoeléctrica.
  • Abrir las puertas de la furgoneta en 90°, con al menos 200 mm entre la puerta abierta y el muelle.
  • Bajar una plataforma de carga del tipo «a ras del muelle con una posición vertical de reposo» con conexión al piso del vehículo.

De esta manera, el conductor también puede acoplar y cargar el vehículo en total seguridad. Entre las muchas soluciones de cadena de frío CAMPISA, recomendamos:

  • Un muelle de abrigo retráctil, es un sistema compuesto por tres láminas frontales dentro de las cuales se sella la parte trasera del vehículo. La estructura retráctil protege el muelle de abrigo contra daños debidos a cualquier acoplamiento descentrado, retrayéndose y volviendo a su posición natural y extendida.
  • El techo del muelle de abrigo está equipado con un canal para recoger el agua de la lluvia con un desagüe lateral interno. Sin el canal de drenaje, se podrían formar charcos de agua en el techo y caer sobre los operadores mientras están acoplando los vehículos.
Soluciones Campisa para la Logística del Fresco y el Frío